Aldea Alalay

Con mochilas nuevas y una fiesta de agasajo, los 70 niños del Hogar Alalay se preparan para iniciar un nuevo año. La telefónica Tigo, bajo su filosofía de Responsabilidad Social Empresarial, tomó esta iniciativa como un apoyo a la niñez y su educación.Colaboraciones similares se han hecho para diferentes instituciones como el Hogar San José, la Fundación Afanic y el Banco de Sangre. “Nuestra intención es aportar de diversas maneras a aquellos segmentos de la población que más lo necesitan”, explica Carola Barros, Sub Gerente de Responsabilidad Social Empresarial.  El Hogar de Niños Alalay ofrece refugio y programas educativos para niños, niñas y adolescentes que viven y trabajan en la calle. En sus diferentes sedes a nivel nacional, se alberga a 400 niños de manera estable, cuyas edades están comprendidas entre los 3 y 17 años.En Tigo la Responsabilidad Social es parte integral de las diversas políticas corporativas y se materializa en un importante número de programas y proyectos para apoyar la educación, la cultura, el cuidado del medio ambiente y el desarrollo socioeconómico del país.